miércoles, 28 de octubre de 2020

Por qué grabar las clases ayuda...

Dado que la voz que escuchamos de nosotros no es la que escuchan los otros y que trabajamos para aquello que se desprende de nosotros y se recibe fuera, es bueno registrar el trabajo para reconocerse en esa voz objetiva. hay que crear un vínculo nuevo con la voz que se desprende, que es la que nos dá identidad frente a los otros, a través de la cual nos reconocen. Por eso me interesa enseñar el encuentro con la voz como la creación de un vínculo con el instrumento...Aprenderemos a "pedir" y a dar lo necesario...O sea la orden física propondrá el sonido mientras asistimos a la acción procurando el espacio de resonancia y la acción muscular que permite administrar el aire. Es el resultado de un vínculo amoroso donde saber "pedir" y saber "esperar" tendrán un efecto directo en la calidad del sonido.Esto nos ayuda a ser escuchados y a procesar emocionalmente la producción de discurso, hablado y cantado.

jueves, 15 de octubre de 2020

Sobre las clases y el rol

Creo que todo buen maestro debiera tener dotes terapéuticos ya que debe acompañar al alumno en el aprendizaje que es sin duda una transformación en la producción del yo. Cuando la persona en cuestión puede confiar en la consigna, puede ocupar por entero el espacio de la acción...y es allí que la transformación ocurre en la posibilidad de acseso al conocimiento. La música es un territorio en el tiempo, si ese tiempo se habita la transformación sucede. El canto, la voz como instrumento, el canto como acceso al territorio propio : la presencia. Cada tanto reformulo el trabajo, no porque sea distinto, sino porque cada caso lo renueva. También nos transformamos en la acción presente, ya que no hay repetición aunque si semejanzas. Esas semejanzas son la red de respuestas frente a las distintas causas y reacciones frente a la consigna de aprendizaje.Es un movimiento constante, un pulso vital.

lunes, 14 de septiembre de 2020

Un alumno habla sobre su experiencia en nuestro trabajo con su voz

Lo maravilloso de trabajar con la voz desde este lugar de identidad es que en ese tránsito -el de descubrir la propia voz/ces: un trabajo tenaz, arduo y muy placentero- se va corriendo todo el tiempo el límite de la posibilidad de cada uno, de la posibilidad de salir de los propios encierros y de dar algo que tiene una belleza, que hace bien, al que da y al que recibe. Entonces, así, siempre hay algo nuevo, sobre lo mismo!!! Siempre hay algo más por descubrir y develar! H.B.

domingo, 9 de agosto de 2020

Hilar el cuerpo a través de la voz

Desde la acción vocal todo un cuerpo es convocado, de ahí la participación anímica y su transformación a través del canto. Al trabajar la presencia en su totalidad, la voz deberá representar a la persona desde su calidad tímbrica y expansión afectiva. Después de mas de veinte años de trabajar las voces puedo sentir en mi cuerpo cuando el otro "aparece" desde su voz.Es una acción de desprendimiento, un cuerpo que puede tocar a través de su sonido. Entonces la voz unifica el cuerpo portando presencia y calidad sensible, dando alivio al que emite y al que escucha.

viernes, 17 de julio de 2020

Mi voz y yo

Me gusta ofrecerles a las personas la posibilidad de establecer un vínculo con su instrumento, la voz.Entonces entender la "espera del sonido" como aquello que se propone y no se fuerza...Algo así como crear la imagen y la acción que permite para que el instrumento pueda ejercer su tarea.Entonces el "trato" se hace relevante, el aprendizaje evita el esfuerzo y establece "estrategias" para cumplir los objetivos sonoros. Quiero pensar que muchos llegan a mi por una necesidad que puedo asistir.Se trata de asistir y acompañar el encuentro con la propia voz,muchas veces dañada o insuficiente... Tengo muy presente el caso de voces masculinas que llegan como si no hubiesen vivido el período de muda y conservan un sonido infantil no correspondiente con la edad. Desde la técnica, pero sobre todo desde la mirada, ayudo a encontrar el sonido que representa el momento de vida."La voz es la persona" descubrí trabajando y de esta idea nace el método que trabajo en constante crecimiento desde 1997. La otra premisa "habilitadora" del sonido y el cantar es que el canto es inherente al ser humano.Desde las primeras comunidades se canta... como parte de un hecho cultural nacido en la necesidad de compartir, de trascender un cuerpo que emana su esencia personal desde su voz.

sábado, 13 de junio de 2020

Appunti della lezione

Lezione on line / M.L.L. LEZIONE 16 NOVEMBRE 2018 Si può cantare senza fare sforzo, si può salire con la voce senza fare sforzo, si può toccare gli altri con la propria voce, senza fare sforzo. La mandibola deve essere sempre disponibile a scendere, ad abbassarsi, ad essere morbida per dare la disponibilità, la possibilità alla lingua di mettersi piatta, di appoggiarsi sui denti inferiori. Questo rende il palato morbido e dà la possibilitù al suono di accedere direttamente alla maschera, dando spazio al suono. Sbadigliare è un buon esercizio, è il segnale che la gola è aperta e il suono può passare facilmente verso l’alto, attraverso il palato morbido. Questo è lo spazio per far riposare la voce. Così la maschera vibra e questo è il principio della libertà di cantare con facilità, senza sforzo. L’inizio di ogni nota va pensato nella maschera, cioè nella fronte, il suono non lo si emette verso l’esterno, perché il suono è già all’esterno, lo si va a prendere e lo si canta. Il petto deve essere aperto e rilassato per permettere al suono di andare verso l’alto. Se il petto si chiude il suono non sale. La paura di affrontare una nota più alta può chiudere il petto e imprimere sforzo nel canto. La nota non deve esplodere, ma deve essere accolta con tenerezza e dolcezza. Per cantare le note alte basta un filo di aria verso l’alto. Il canto può mostrare la bellezza dell’anima. Nelle note gravi il respiro va appoggiato nella parte posteriore del costato e va emesso con leggerezza, senza sforzo, per permettere alla voce di brillare. Le note alte si possono fare con facilità se il suono viene prodotto nello spazio fuori di sé e non prodotto dentro di sé. Un trucco consiste nel fare un suono “finto”, come la vocina di una bambina, come un gioco, in modo che non c’è sforzo, non c’è gravità. La vocina “finta” da bambina – un po’ come quella dei cantanti castrati del 1700 come Farinelli – serve come esercizio per imparare ad accedere senza sforzo, con leggerezza, alle note alte, agli acuti.