viernes, 17 de julio de 2020

Mi voz y yo

Me gusta ofrecerles a las personas la posibilidad de establecer un vínculo con su instrumento, la voz.Entonces entender la "espera del sonido" como aquello que se propone y no se fuerza...Algo así como crear la imagen y la acción que permite para que el instrumento pueda ejercer su tarea.Entonces el "trato" se hace relevante, el aprendizaje evita el esfuerzo y establece "estrategias" para cumplir los objetivos sonoros. Quiero pensar que muchos llegan a mi por una necesidad que puedo asistir.Se trata de asistir y acompañar el encuentro con la propia voz,muchas veces dañada o insuficiente... Tengo muy presente el caso de voces masculinas que llegan como si no hubiesen vivido el período de muda y conservan un sonido infantil no correspondiente con la edad. Desde la técnica, pero sobre todo desde la mirada, ayudo a encontrar el sonido que representa el momento de vida."La voz es la persona" descubrí trabajando y de esta idea nace el método que trabajo en constante crecimiento desde 1997. La otra premisa "habilitadora" del sonido y el cantar es que el canto es inherente al ser humano.Desde las primeras comunidades se canta... como parte de un hecho cultural nacido en la necesidad de compartir, de trascender un cuerpo que emana su esencia personal desde su voz.